CLICK HERE FOR THOUSANDS OF FREE BLOGGER TEMPLATES »

martes, 6 de enero de 2009

Tus manos...

Instrumentos de tortura.

2 comentarios:

alyohara dijo...

Conejos saltando sobre la cama...

Peniel Ramirez dijo...

Me amaneces.

Sus ojos barrieron mis voces.
Su boca tomó y regó a su antojo,
entonces, besos añejos.
Sus manos, pequeñas invasoras,
vinieron al alfil y conquistaron todo el reino.

Hubo ovación, como de multitud.
Temblaban a su paso, las respiraciones
y hubo canción, corta al final, si recuerdo.
Oscuro, los ojos con miedo, no vieron.
Y ella sonreía en su triunfo inmediato.

Yo estuve cerca de su oído.
Quise tomar, mío, lo mejor de lo que me quedo.
Ella es todo entonces,
y luego, sigue siendo sueño y poesía.

No puedo suponer tanto.
Ahora imaginar todo, no tengo medidas para eso.
¿Como saber que sería toda, infinita y mía?

¿A dónde llevaría mis ojos ese día?
¿A dónde mudare mis manos ese martes?
¿Libare mieles y olor de mujer o ella me robara a mí?
De mi raíz, sin miedo a plagiar a los poetas,
Lograras todos mis cantos.

Tus ojos me hacen morir y nacer tuyo.
Tu beso es pequeño y largo, intermitente.
Tu beso es carnoso y tierno, ligero, increíble.
Tu beso es, mi beso entonces.
Lo único que quiero, ya que todo lo demás,
lo tengo impuesto por que te da la gana.

Vino a quitar las miserias de la ciudad.
Encendieron las luces esa noche.
Vi a los niños correr a la pelota y hacer derroche
y travesura.

Hicieron el amor los vecinos.
¿Es que inyectaste al universo?
Vino el sol temprano hoy.

Las rodillas mortecinas,
aun no quieren desdoblarse,
luego de la invasión y la conquista,
que sin prisa y con sonrisa alegre,
dejaste de testigo en mi camisa.

Peniel
http://libretadepeniel.blogspot.com