CLICK HERE FOR THOUSANDS OF FREE BLOGGER TEMPLATES »

sábado, 28 de julio de 2007

Nuestro Encuentro

No estaba muy segura de como me sentiria con el encuentro...
Hasta ese dia no nos habiamos tocado, pero la electricidad que senti en mi sexo al abrazarte fue tan poderosa como si fuera una planta de alto voltaje. Sabiamos que habian restricciones, pero sin embargo senti que ese primer abrazo fue tierno, temblorozo, lleno de amor y de vida.
Al estar cerca de ti, estrecharte contra mi, tu invariable escencia me transporto en alas del recuerdo y casi que tuve que aguantar un gemido de placer en pensar en que ahora al fin serias mio, en esa atraccion que por ti siempre senti en lo mas recondito de mi ser, resguardada por una coraza de fingimientos frente a la vida, para que nadie descubriera la sangrante herida que llevaba abierta a un costado del corazon.
Senti tu cuerpo extremeserce en una apasionada respuesta a mi contacto. El abrazo se prolongo un tiempo definido, como si nuestros cuerpos se estuvieran resarciendo de este tiempo de inexplicable privacion por culpa de la distancia. Ahora todas esas barreras desaparecieron y ambos sentiamos el ardor de nuestros deceos.
La tentativa, timida, temerosa en el momento en que te abrace mas fuerte para poder asi sentir mejor todo tu cuerpo.
Escapando de la multitud buscamos la soledad y privacidad necesaria, sentados en la hierva... mi mano en tu pierna. Un suspiro anhelante senti escapar de mis labios, la mitad de mi cuerpo se inclino lujuriosamente hacia ti, nuestras miradas seguian unidas en un silencio infinito, yo sentia las poderosas pulsaciones de placer que me producia la proximidad de nuestros cuerpos y al manoseo mental al cual nos habiamos entregado sin decir una palabra. Me sentia en el cielo y ciertamente espero que tu tambien.
Fue tan dificil tenerte alli tan cerca y no poder robarte un beso, no poder saciar todo ese fuerte deceo que sentia. Hubo una fria despedida, un beso fugaz y una promesa por cumplir. Fuiste todo y mas de lo que esperaba, todo y mas de lo que sonie, espero con ansias nuestro proximo encuentro.

1 comentarios:

Ivan dijo...

Que triste... no eramos nosotros! Pero, aun asi, te sigo amando.