CLICK HERE FOR THOUSANDS OF FREE BLOGGER TEMPLATES »

martes, 2 de enero de 2007

Extraido del libro de Job...

Esta mi alma hastiada de mi vida. Dare libre curso a mi queja; hablaré con amargura de mi alma. Diré a Dios: No me condenes; hazme entender por qué contiendes conmigo.
¿Por qué me sacaste de la matriz? Hubiera yo expirado, y Ningún ojo me Habría visto. Habría sido como si nunca hubiera existido, llevada desde el vientre hasta la sepultura. ¿Acaso no son pocos los días de mi existencia? Cesa pues, y deja que me consuele un poco, antes que me vaya, para no volver, a la tierra de tinieblas y de sombra de muerte.

2 comentarios:

Daniel dijo...

Hola GIA

Acabo de conocer tu blog, y con ello, creo que a parte de ti.
Noté que cada tanto intercalas versículos bíblicos. Me hace pensar que la espiritualidad tiene su lugar en tu vida.
Pero creo que no llegas a comprender el concepto de vida espiritual conforme a la Voluntad del Supremo, al que invocas desde los párrafos bíblicos que colgaste.

Pero eres sincera, como David, y eso es de buen agüero. Eres sensible, y eso también cuenta.

Dios te ama, Jesucristo te ama. Creo que lo sabes, tanto como que está mal llevar una vida licenciosa.
¿Crees que Dios te condenará por lo que eres o haces? De ninguna manera. Solo te condenarás a ti misma si no aceptas a Cristo en tu corazón y te decides a seguirlo al cien por cien.

Eres una gran escritora. Tienes talento. Que Dios te bendiga.
Cordialmente
Daniel

Anónimo dijo...

Hermana, he entrado a su blog varias veces y repetido la lectura pq la verdad es q'ud. se las trae.... Me encanta leerte. Pa'lante!